13 RAZONES PARA HABLAR CON TU HIJO ADOLESCENTE

13 RAZONES PARA HABLAR CON TU HIJO ADOLESCENTE
Ficha Técnica
Editorial:
B, EDICIONES
Año de edición:
ISBN:
978-84-666-6235-2
Encuadernación:
Rústica
Dimensiones:
150 x 230
Disponibilidad:
Disponible

Descuento:

-5%

Antes:

16,00 €

Despues:

15,20 €
Comprar

El éxito mundial de la serie Por 13 razones, basada en la novela homónima de Jay Asher, ha puesto en primera línea un debate permanente: ¿cómo puede el mundo adulto dar respuesta a la explosión vital que supone la adolescencia? El periodo que cubre la adolescencia suele fijarse entre los 11-12 años y los 18-20. Se trata de grupos de edad extremadamente diferentes que, sin embargo, se encuentran separados por una distancia temporal mínima. En un período tan breve se experimentan algunos de los procesos vitales que marcan una vida para siempre. Cambios físicos de toda índole influyen de forma fundamental en el desarrollo del adolescente. Estos cambios suelen generar conflictos y requieren que los padres o personas responsables del adolescente se aproximen a ellos desde una perspectiva adulta con firmeza y determinación. El rendimiento escolar, los amigos, el aspecto físico, la alimentación, la sexualidad, las adicciones o los trastornos mentales son temas que nos afectan a diario. Temas cotidianos que a menudo se tratan de forma superficial, tópica o sencillamente no se tratan. Es necesario aceptar la inestabilidad como algo propio de la adolescencia y comprender que no se trata de establecer relaciones simétricas de igual a igual. Las relaciones con los hijos adolescentes son relaciones asimétricas en las que el adulto debe tener claro que el inmaduro es el adolescente. La construcción de los canales de comunicación se tiene que establecer desde este punto de vista si se quiere intervenir de forma positiva en esa etapa. Hemos de ser conscientes de que, en mayor o menor medida, el choque va a producirse de forma inevitable y es necesario que la respuesta sea de seguridad y consistencia. Es absolutamente necesario saber establecer límites. Los límites deben ser sólidos. Este libro contiene un kit básico para «sobrevivir» a la llegada de la adolescencia y propone, de forma directa y sintética, trece temas clave para comprender y participar mejor de la vida y los cambios de esta etapa.