LA ESPADA DE SAN EUFRASIO: I. LA ALDEA MALDITA

LA ESPADA DE SAN EUFRASIO: I. LA ALDEA MALDITA
Ficha Técnica
Editorial:
DIABOLO
Año de edición:
ISBN:
978-84-947272-6-9
Páginas:
48
Encuadernación:
Cartoné
Dimensiones:
230 x 300
Disponibilidad:
Disponible

Descuento:

-5%

Antes:

15,95 €

Despues:

15,15 €
Comprar

Galicia, 1464. En los años previos a la revuelta popular irmandiña, los campesinos viven sumidos en la miseria mientras los señores feudales expolian el territorio, en connivencia con la Iglesia. Enfrentados en una guerra sorda de todos contra todos, palacios y conventos son un semillero de intrigas, mientras el Camino de Santiago, otrora un río de dinero, está paralizado. Atrapada en esta vorágine, una familia de campesinos es obligada a enfrentarse a la tiranía señorial y sumergirse en una espiral de violencia para mantener su juramento de recuperar su casa y vengarse de quienes se la arrebataron. La Espada de San Eufrasio. La aldea maldita es una historia medieval de lucha por la supervivencia de un pueblo atrapado entre intrigas políticas, ambiciones desmedidas, violencia desatada y sometido a un expolio permanente, La protagonista de esta historia, en la que la ficción se mezcla con los hechos históricos reales, es la familia de Rosendo, un campesino al que arrebatan sus escasas posesiones y obligan a convertirse en un fuera de la ley empeñado en mantener su juramento de recuperar un día su casa y vengarse de quienes se la arrebataron. La aldea maldita es el desgarrado y violento inicio de una serie que narra la lucha contra la tiranía, en una Galicia convertida en escenario de las guerras continuas entre los señores feudales, la iglesia y el Rey. Un país reproducido con afán de fidelidad histórica y espíritu de aventura, en el que los campesinos se convierten en bandidos, donde todos compiten por el control del flujo de riquezas que viaja por el Camino de Santiago. Una sociedad que acabará saltando por los aires en el terremoto social que supuso la Revuelta Irmandiña, la mayor revuelta europea de todo el siglo XV, que dos años después asolará el país de punta a punta, derribando numerosos castillos feudales y haciendo tambalear el poder de la nobleza.