EL VUELO DEL CLAVILEÑO: BRUJAS, LOCOS, PÓCIMAS, FÁRMACOS, MÉDICOS E INQUISIDORES A TRAVÉS DE LA LITE

EL VUELO DEL CLAVILEÑO: BRUJAS, LOCOS, PÓCIMAS, FÁRMACOS, MÉDICOS E INQUISIDORES A TRAVÉS DE LA LITE

-5%
14,00 €
13,30 €
IVA incluido
Disponible
Editorial:
DELTA PUBLICACIONES
Año de edición:
ISBN:
978-84-16383-71-9
Páginas:
192
Encuadernación:
Rústica
Dimensiones:
170x240 mm
-5%
14,00 €
13,30 €
IVA incluido
Disponible

Este libro, desde la excusa cervantina, propone un viaje profundo -y crítico- al mundo de las brujas y hechiceras durante la España Áurea, un mundo de turbias supersticiones y calderos pestilentes, brutales persecuciones y torturas, fraudes médicos consentidos, leyes asfixiantes y represivas, inquisidores intransigentes, pseudoconocimiento y misoginia cerril, que se ocultaba bajo la alargada sombra de la fe absoluta, la pureza de sangre y las pretendidas buenas costumbres. Las brujas, sus cuitas y su mundo eran cosa bien conocida por Cervantes, en cuya obra los pícaros, curanderos, embusteros, timadores, ladrones y vividores son especie común por vista de cerca y formar, además, parte intrínseca de ese mosaico existencial, acrisolado de pasados que se cierran y futuros que se abren, que es el Siglo de Oro español. En sus obras se aprecian las muchas experiencias vitales del autor, su singular circunstancia y su vasta cultura: Cervantes conocía bien la medicina de su tiempo, al proceder de una familia vinculada al oficio, e incluso la farmacopea no le era ajena, pues disponía en su biblioteca particular de un ejemplar del Dioscórides de Andrés Laguna. También era ducho en la exploración del carácter, como buen conocedor de Juan Huarte de San Juan, y sabía mucho de los entresijos y submundos de la sociedad y la cultura que vivió, y a la que a menudo sobrevivió. Que la obra de Cervantes es una fuente inagotable de inspiración, que admite infinidad de lecturas, no es cosa nueva, y prueba de ello es el mundo de la brujería y sus fenómenos afines, que tanto le fascinaron. De hecho, de los textos cervantinos se extrapolan afirmaciones que hoy día podrían parecer evidentes, como que las prácticas de brujería carecían de influencia satánica y que sus unturas y pócimas solían elaborarse, obviando la excusa ritual, con fines meramente recreativos y lúdicos.

Formas de Pago