LA LÓGICA O EL ARTE DE PENSAR

LA LÓGICA O EL ARTE DE PENSAR

-5%
44,95 €
42,70 €
IVA incluido
Disponible
Editorial:
KRK EDICIONES
Año de edición:
ISBN:
978-84-8367-587-8
Páginas:
1088
Encuadernación:
Rústica
-5%
44,95 €
42,70 €
IVA incluido
Disponible

La Abadía Cisterciense de Port Royal, ubicada en las cercanías de Paris, fue centro en el que arraigó una comunidad de intelectuales y religiosos agrupados a partir de 1637 en torno a la figura de Jean Duvergier de Hauranne, Abbe de Saint Cyran. En 1660, Luis XIV, preocupado por la difusión del jansenismo desde Port Royal, ordenó la clausura de la abadía, y cinco años más tarde los miembros de la Comunidad –los “Solitariosö- se vieron obligados a exilarse o dispersarse en suelo europeo; suerte paralela llegaron a correr las cenizas custodiadas en su cementerio que fueron dispersadas por Francia sin indicación alguna de nombre. Con tal medida se evitaba cualquier posible reagrupamiento. A dos de los miembros de esta Comunidad, Antoine Arnauld -le grand Arnauld- y Pierre Nicole se debe uno de los textos filosóficos que contribuyó a corregir la posición de poder que la Dialéctica/Lógica ocupaba en la enseñanza universitaria frenando el desarrollo y presencia en la universidad de otros campos de conocimiento como el de la filosofía natural o la ética. Pero, sobre todo, esta lógica logró articular y difundir una reintrerpretación del conjunto del saber y de la cultura filosófica para determinar lo que Arnauld y Nicole consideran que constituye un buen uso de “la lógica, la razón y la vidaö; la tradición de los estudios de la inferencia, realizados en el medioevo, que continuaron la tradición estoica, no tuvo acogida en esta propuesta. Solo así, asignando al agustinismo jansenista una posición reguladora de la integración sistemática de los diversos elementos que integran la cultura occidental, se explica y articula esta propuesta que sufrió una profunda modificación en sus distintas ediciones. Lo que suele conocerse como las posibles “fuentes del pensamiento de Arnauldö no dan cuenta de la forma que adopta su propuesta final que quedó recogida en La Logique ou L’Art de penser y que sirve en definitiva a la misma reinterpretación que hace posible una reforma de la espiritualidad como la desplegada por los portroyalistas; así se explica su éxito editorial y su presencia en distintas culturas europeas. Esta valoración de la Lógica de Port Royal y del movimiento que suscribe y difunde no resta interés alguno a otros motivos que han favorecido su presencia en nuestros días, como son los vinculados a la lingüística y la semántica.